Reservas de Biosfera

biosferaEl Perú y las reservas de biosfera: una opción para el desarrollo sustentable y el ordenamiento del territorio

Para la Unesco, las Reservas de la Biósfera son áreas geográficas representativas de la diversidad de hábitats del planeta. Ya sean ecosistemas terrestres y/o marítimos, estas áreas se caracterizan por ser sitios que no son exclusivamente protegidos (como los parques nacionales) sino que pueden albergar a comunidades humanas, quienes viven de actividades económicas sustentables que no ponen en peligro el valor ecológico del sitio. Sus impactos positivos son:

  1. La conservación de los ecosistemas y la variación genética.
  2. El fomento del desarrollo económico y humano sostenible.
  3. Servir de ejemplos o de prácticas de excelencia en materia de educación y capacitación en cuestiones locales, regionales, nacionales y mundiales en materia de desarrollo sostenible.

Actualmente existen más de 610 reservas de biosfera en 117 países. El Perú posee 4 áreas declaradas reserva de biosfera. Es un número reducido para la enorme diversidad biológica del país. Por ello, es una prioridad de la acción externa de la Representación ante la Unesco incrementar el numero de reservas de biosfera del país, en coordinación y ejecución de las prioridades y metas fijadas por el Ministerio del Ambiente y el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas del Estado (SERNANP).

La nominación de una de Reserva de Biósfera la realiza el Programa Hombre y Biósfera (MAB, su acróstico en inglés) de la UNESCO, luego de la postulación realizada por el Estado interesado mediante un formulario ante el Consejo Internacional de Coordinación del MAB, que evalúa y resuelve sobre la solicitud, aplicando las normas jurídicas de los criterios de su Marco Estatutario.

Una vez aprobada la designación, la reserva queda reconocida internacionalmente pero bajo soberanía del estado concernido. Este se obliga a asegurar el cumplimiento y la preservación de las características excepcionales que hicieron posible la nominación. Cada diez años, la reserva es sometida a revisión de su gestión y mantenimiento.

 

Una diplomacia para las reservas de biosfera

La política exterior sobre reservas de biosfera, su contenido y cursos de acción, se coordina, esencialmente con el SERNANP, que es el organismo nacional competente en el Perú. Implica, por ello, un enfoque intersectorial, descentralizado multidisciplinario, en el que intervienen también los gobiernos subnacionales. La Representación del Perú antela Unesco orienta en este contexto y bajo ese marco su participación en el Programa el Hombre y la Biosfera.

Desde el Punto de vista de los intereses nacionales del Perú, el Sernanp ha definido el interés nacional en torno a las reservas de biosfera en los siguientes términos:

  1. El Perú considera que la existencia humana es una parte del ecosistema de la Tierra, por lo tanto nuestro éxito como seres humanos depende en el éxito del sistema en que compartimos. La Reserva de Biosfera es un tributo a la idea de que un equilibrio exitoso y sano puede existir entre los seres humanos y la naturaleza, esbozando el concepto actual de desarrollo sostenible, que tiene como objeto satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las necesidades de las futuras. Las reservas so por ello un objetivo nacional que coadyuva al desarrollo sustentable regional y local.
  2. Reservas de Biosfera son más que áreas naturales protegidas. Están diseñadas para entender uno de los temas más importantes que enfrenta la política de desarrollo del Perú: reconciliar la conservación de recursos naturales con su uso sostenible. A fin de construir Reservas de Biosfera efectivas, todas las comunidades científicas y sociales, grupos de conservación y desarrollo, autoridades de gestión y comunidades locales tienen que trabajar juntos.
  3. Las Reservas de Biosfera , adicionalmente contribuyen al ordenamiento territorial. Por ello se organizan en redes temáticas y asociaciones que favorecen el intercambio de conocimientos, la investigación y el seguimiento, la educación y la formación, y la toma de decisiones participativas.

El Perú tiene reconocidas cuatro reservas de Biosfera: el Manu, en el Cusco; Huscarán, en Ancash; Noroeste, en Pura y Tumbes; y , Oxapampa – Ashánika – Yánesha, en Pasco.

Reserva de Biosfera del Huascarán

huascaran

Conocida como el "Parque de Altura". Su extensión total alcanza 399,239 Ha. Incluida la zona de amortiguamiento. Se ubica en la región de Ancash. Comprende un área muy importante de la Cordillera Blanca, entre el Callejón de Huaylas y el Callejón de Conchucos. Ver más 

Reserva de Biosfera del NOROESTE

noroeste

Ubicada en los departamentos de Tumbes y Piura. Comprende el área integrada por el Parque Nacional Cerros de Amotape, el Coto de Caza El Angolo y el Bosque Nacional de Tumbes.

Su extensión es de 231,402 Ha. De ellas 91,300 Ha corresponden al parque Nacional Cerros de Amotape, que es la zona nuclear. Se caracteriza por la existencia de cursos de agua, pantanales y bosques húmedos. Ver más

Reserva de Biosfera Oxapampa – Ashánika – Yánesha

oxapampa

Ubicada en la región Pasco. Posee 1'800.000 Ha. Cubre una extensa zona de bosques amazónicos de altura. Posee una gran diversidad y está habitada por pueblos originarios como los yánesha y los ashánika, los que participan en la preservación. Actividades económicas ilegales atentan contra su preservación, p a través de la deforestación que pone en riesgo la flora y la fauna de la zona. Ver más

Reserva de Biosfera del Manu

manu

1'881,200 hectáreas , de la cuales 257,000 corresponden a la zona de amortiguamiento. Se encuentra entre 290 y 4,000 metros sobre el nivel del mar, en las provincias de Manu y Paucartambo, en la región del Cusco. Su ecosistema combina las cadenas de alta montaña y la selva tropical húmeda. Ver más

Red mundial de reservas de Biosfera

ver mas