Prioridades

Las prioridades de la acción externa del Perú ante la Unesco son:

  1. Incrementar de manera sostenida la cooperación de la Unesco a la reforma educativa en el Perú. Particularmente en las prioridades relativas al aprendizaje, la mejora de la calidad docente y la modernización de los procesos de gestión.
  2. La inclusión sostenida de sitios y elementos del patrimonio cultural, natural e inmaterial del Perú en las listas del patrimonio de la humanidad. La preservación, desarrollo y puesta en valor de la diversidad cultural de la sociedad peruana. La preservación y puesta en valor del patrimonio subacuático. La aplicación efectiva y no discriminatoria de las convenciones sobre el tráfico ilícito de bienes culturales y su restitución al patrimonio nacional.
  3. Propiciar la utilización del potencial de las ciencias en la ejecución de la política nacional medioambiental, especialmente en relación a la lucha contra los efectos del cambio climático, la desertificación y el uso sostenible e inclusivo de los recursos hídricos. Incrementar las área naturales del país declaradas reservas de biosfera y coadyuvar a su gestión sustentable. Potencializar la participación del Perú en la Comisión Oceanográfica Internacional y el Instituto Hidrológico internacional. Propiciar la creación en el Perú de un Centro 2 sobre uso sustentable e inclusivo del agua y su utilización para combatir las enfermedades tropicales.
  4. La promoción y utilización de las ciencias sociales como un instrumento a favor de la cohesión social y la gestión democrática y pacífica de las transformaciones sociales en la sociedad peruana.
  5. La defensa de la libertad de expresión y los derechos humanos de los periodistas.
  6. En el ámbito estrictamente multilateral, la promoción de objetivos, políticas y programas para que la Unesco cumpla sus objetivos de contribuir a la paz y el desarrollo sostenible, a través del diálogo de civilizaciones y una gobernanza humanista que anteponga la paz a la guerra y la negociación al conflicto.

En todas estas tareas se busca obtener y gestionar la participación de la Unesco como un socio dinámico de las políticas públicas nacionales.

Al mismo tiempo, con una visión de mediano y largo plazo, el Perú propicia la reforma de las áreas de acción de la Unesco y de su estructura de gobernanza.